jueves, 12 de abril de 2012

Joaquín Sabina, Madrid y Yo

    Esta ciudad, que en ocasiones odié tanto como el adolescente odia al padre que lo castiga...
    Esta ciudad, la que, cuándo llegué hace años, me tragaba como el agua se traga a un niño que aprende a nadar.

    Esta ciudad, que me asustaba como los monstruos que se escondían bajo la cama cuándo eramos pequeños...

    Esta ciudad... esta maldita ciudad, la cual pensaba abandonar en cuanto llegara a mi objetivo.

    Esta ciudad, que me enseño tanto...

    Esta ciudad que me enseñó que el padre que nos castiga, lo hace para que aprendamos lo que está bien y lo que no lo está.

    Esta ciudad, en la que aprendí que debemos aprender nosotros mismos a cruzar la calle, comprendiendo que no debemos hacerlo cuando un coche nos puede dañar, aprendiendo que si nos daña, es no significa que no podamos volver a caminar o hacerlo con el miedo constante de volver a ser atropellados...

    Esta ciudad, que me enseñó un día a tener cuidado con los otros coches mientras caminaba, pero que también me enseñó a luchar contra los impulsos de conductora suicida, cada vez que me dejaba llevar a un callejón sin salida...

    Esta ciudad, donde no siempre los monstruos son con colmillos y cuernos, pues a veces, cerca del reloj de arena del Arenal, encontrabas monstruos bonitos, que sin necesidad de piquetes, te llevaban a una huelga de besos.

    Esta ciudad, que me hizo soñar con las noches perdidas, aquellas noches que sabías cuando salías, pero jamas cuando entrabas ni donde lo harías... Sonido a bolero, sonido a saxofón de madrugada, sonido a esta ciudad...

    Noches y madrugadas donde jugabas a ser una chica un poco lista, aunque quizá probablemente, acabaras demostrando que en lugar de un poco lista, eras un poquitín boba.

Y así, ni tan arrepentida y encantada de haberte conocido lo confieso, tú que tanto me has dado, tú que me has enseñado???
    Porque es cierto que un día te abandoné, porque yo quise, fui yo, quien decidí marchar y sin embargo, soñaba contigo mientras dormía en otras ciudades y con otras ciudades si volvía a tu lado.

    Pero a pesar de todo, aquí se aprende que las niñas ya no pueden ser princesas, a pesar de todo, aquí he vivido y aquí quiero quedarme, en esta ciudad...

    Esta ciudad... pongamos que hablo de... Madrid.


http://www.youtube.com/watch?v=qZGS54Xv3eM

http://www.youtube.com/watch?v=2Hl1Km-dhUk

http://www.youtube.com/watch?v=sEoRb2aPJPA

http://www.youtube.com/watch?v=JZawlMhOZaE

http://www.youtube.com/watch?v=P-516Lc3IWk

http://www.youtube.com/watch?v=LYPTEtiHJUQ



3 comentarios:

  1. Mi amor por mi ciudad es igual al tuyo, pero por Barcelona, estoy tan enamorada de ella que me duele cuando estoy lejos, y la quiero incluso con su cara más fea, porque me ha dado mucho y me ha hecho sentir muy especial. Te envidio, Sabina no le escribió ninguna canción a esta capital de provincia mía.

    ResponderEliminar
  2. i did not know about ur blog and is soo cute!! what about following eachother? i'm following you!
    www.meryswardrobe.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Vaya...esta entrada ha estado muy bien!
    Muchas gracias por el comentario de apoyo cielo, muchas gracias.

    www.meryswardrobe.blogspot.com

    ResponderEliminar