domingo, 8 de abril de 2012

Sobre alcohol, chocolate y otras desgracias con mi amiga María



   Mira que lo estoy intentando; y es cierto que ayer, te dije que escribiría sobre ello; pero por más que lo intento, me encuentro totalmente bloqueada.
    Es cierto que ayer te dije:
     - Cuando llegue a casa escribo de esto; pero debe ser que el alcohol ayer dejó mis neuronas de resaca y si esta mañana estaban destempladas y somnolientas cuando ha sonado el despertador para ir a trabajar (las seis de la mañana llegan muy pronto) ahora, siendo  las ocho de la tarde, deben seguir si no somnolientas, prácticamente dormitando o al menos sin muchas ganas de escribir.
    Perdón, debería hablar con propiedad, puesto que la falta de ánimos para darme a la escritura se debe más bien a mi abulia y no a la falta de disposición de mis neuronas...
    Y es que ya te lo dije ayer mi querida  muy mejor amiga de Huertas- La Latina, porque a este paso haremos esa zona punto de encuentro. Tú por tus motivos y yo por los míos, las dos los tenemos claros, para que lo vamos a explicar, que además ya he dicho antes que el alcohol me tiene bloqueada y no me deja enlazar con coherencia más de dos frases seguidas...
    Y es que amiga María la Rubia, que la Morena hace ya años que desapareció de nuestras vidas. El alcohol es malo y no porque lo dijese mi psicólogo, que siempre decía:

    - Tere, sí, sal y diviértete con tus amigos, pero no bebas mucho... QUE EL ALCOHOL ES UN DEPRESOR.
     En otra ocasión me dijo que no me diera a la promiscuidad y lo cierto es que aún no alcanzo a entender porque me dijo eso, me asusta pensar qué fue lo que vio en mis conductas que le hicieron pensar que me fuera a dar a las drogas, sexo y alcohol, omitiremos el rock and roll, por razones más que obvias.
    Como te comentaba el alcohol no es nada bueno, aunque venga disfrazado de mojitos, o daikiris en el Cafe du Soul o mojito y coco loco en La negra Tomasa.
 
    Supongo que andarás impaciente, porque te explique la maldad de tal brebaje,  ya que me ha dado por insistir en la falta de bondades del producto y es que  mi muy mejor amiga de Huertas-la Latina (me pongo el calificativo ya que no puedo ser tu muy mejor amiga lesbiana, porque no lo soy, ni tu muy mejor amigo gay, porque tampoco me ha dado por ahí aún)
 
     La cosa consiste en que si no fuera malo tú crees que  siendo solamente las  21:00 del Sábado Santo ¿ íbamos a estar tú y yo tiradas en un escalón de la calle Victoria mientras yo le grito a un señor que porque nos mira que si no ha visto nunca a dos tías borrachas sentadas en la calle?
    O tú crees que si fuera bueno hubieras acabado con una bajada de tensión cerca de la Plaza de la Cebada y mirando al cielo, porque te tuve que recordar que si te mareas NO se pone la cabeza hacía abajo, sino hacía arriba.
    Tú crees que si fuera aconsejable, aquel que te dio una coca-cola nos hubiera mirado como si estuviéramos locas, tras decirle que nos marchábamos porque no te encontrabas bien.

   Así que (MMMAH-L)  El próximo día que quedemos a comer, yo abogo por los batidos de chocolate, los gofres con nata y sirope y tabletas de Nestle, que engordan, es cierto pero liberan endorfinas ...

    Y prometo, que el próximo día, atiborrada de todo tipos de cacaos, te escribo una entrada, un poco más bonita, porque personalmente... Esta es una AUTÉNTICA MIERDA, Que vaya par de desgraciadas que estamos hechas, jejej...

4 comentarios:

  1. Ole ahi mi muy mejor amiga de huertas-la latina! La próxima, chocolate

    ResponderEliminar
  2. Desde luego... no vuelvo a probar alcohol por muy bien presentado que venga. Descanse usted...

    ResponderEliminar
  3. Y yo que me lo creo. Esa es a la conclusión a la que llego yo cada mañana después de una salida con mis amigas, donde empezamos muy bien y acabamos muuuuuy mal, y al final el Mojito siempre me hace volver a caer.

    ResponderEliminar
  4. Rebeca, es horroroso, lo peor de todo es que siempre reniego y al final mucho o poco, vuelvo a caer...

    ResponderEliminar