sábado, 28 de julio de 2012

Canciones, sensaciones y realidades



     Se que al escribir esto, voy a conseguir que esa etiqueta que llevo pegada a la espalda, se agarre con más ganas aún a ella.
    Se que al leerlo, la mayoría de las personas pensará:
             - ¿Qué narices se le pasa a esta chica por la cabeza?

    Pero supongo que si finalmente lo escribo y finalmente lo cuelgo aquí, es que muy en el fondo, me da completamente igual lo que la gente pueda decir o pensar sobre esta forma tan extraña, para algunos, que tengo de ser.

    Estoy más que segura que gran parte de la gente muchas veces tiene pensamientos tan extraños como pueden ser los míos.
    Probablemente, la mayoría los reprima por vergüenza u otros quizá no sepan como expresarlos, y si por el contrario, de verdad existen personas que no se paran a pensar un poco, ya no en cual es el camino que están andando, sino, en como se sienten al andar ese camino, entonces, igual yo sea rara, pero me dan más pena ellos, que no sacan un ratito para analizar como les hacen sentir las cosas..
    Aunque seguro, todos lo hacen aunque no sean conscientes de ello o puede ser que no sea así y que todo me venga de formación profesional, que soy de letras y siempre me gustó la filosofía.

    Así que, dejando claro que doy gran importancia a las sensaciones hoy le toca el turno a las canciones.
   
    Como a muchos, me encanta la música:
         Un paseo no es un paseo, si no llevo los cascos puestos.
         El camino al trabajo es más tedioso si no hay música que lo amenice.
         Y los cristales de la ventana no quedan tan limpios si se limpian en silencio.

    Las canciones me recuerdan a personas, a momentos y a sensaciones...
    Hay canciones que me provocan saltar, cantar a gritos, por supuesto bailar....
    Pero hay canciones que me duelen, que me gusta escuchar aunque me duelan, que hacen que se me haga un nudo en el estómago y otro en la garganta.

    Tal vez solamente sea un nudo, en un lugar de dos, quizá uno intermedio entre el estómago y la garganta pero que duele tanto que parecen dos. quizás sólo sea eso, sólo un nudo en el corazón.

    Hace ya unos meses, hacía tiempo que no salía con mis amigas por Madrid, así que decidimos salir.

    La situación era tan extraña, no conocía apenas ninguna canción. Durante meses había pasado de escuchar la radio para escuchar únicamente a los grupos que me gustaban.
    La sensación era tan rara...
    Y sintiendo esto, llegué a una conclusión que ni por asomo me esperaba; y es que me estaba haciendo mayor.

    Ya no habría tanto tiempo dedicado a salir de fiesta, ya no conocía todas las canciones que sonaban en los garitos, sería la mayor en los sitios por los que habitualmente salíamos y dolía pensar que sería muy difícil ya, ver como un chico se chocaba con una papelera por quedarse mirándote al pasar. (María sabe de que hablo)

    Y esta sensación, es la que me ronda últimamente cada vez que escucho la única canción que conocía aquel día que descubrí muy a mi pesar, que me hacía mayor.

    http://www.youtube.com/watch?v=sqMwbSW-nvM

4 comentarios:

  1. ¿titanium? eso sí que no me lo esperaba.
    Yo creo que todos tenemos extraños pensamientos, algunos con mayor frecuencia e intensidad, y que a veces hay gente que le incómoda que se pongan en voz alta.
    Una vez tuve un amigo que me regañaba porque decía que las canciones sólo eran canciones y yo estaba obsesionada con las letras ahogándome en mi propia depresión y torturándome a mí misma, nunca entendí que se pudiera disfrutar una canción prescindiendo del significado de la letra, igual le hice un poco de caso, y deje de añadirle tantos pensamientos y recuerdos a cada una de las músicas que sonaban, y bueno pensé que siempre puedo elegir en momentos peligrosos escuchar canciones tipo el "tacata" o "quiero rayos de sol", infalibles para no pensar.

    ResponderEliminar
  2. Jejejej, Lo cierto es que no es de las canciones más profundas que existan, pero la historia que cuenta es triste, simple pero triste, el lugar donde la escuché bastante significativo para mí, y al ser la única canción que conocía el día que me llevé tremendo susto, es la que hace que se me haga el nudo cada vez que la oigo. jejej. Y si, el danza kuduro, probablemente no me deprima. Si es que pensar es malo... ¡¡¡FELIZ IGNORANCIA!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué sería si no viviésemos y expresásemos todos aquellos sentimientos que albergamos dentro? que por otro lado, vienen provocados por numerosos momentos que insisto, nos hacen sentirnos vivos, ya sea llorando, gritando, riendo o cantando, pero vivos. Las canciones, películas...libros, en muchas ocasiones, consiguen ponerle voz a aquellas divagaciones corazón-cabeza, ¿qué malo hay entonces en disfrutar de ellas? digan lo que digan. Y ok, Feliz Ignorancia, siempre y cuando sea por elección y...ya sabemos, lo breve si bueno, dos veces bueno.

    Y que conste en acta...jamás pensé que fueses rara....será que igual caminamos en una "misma" onda.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Porque tú eres de las pocas personas que no me mira con cara de esta tía esta loca, cuando divago contigo, jejej... Para ti también hay canción y es que cada vez que oigo adiccted to you siempre me acuerdo de una fiesta canaria en el orange cafe, que no fue nada, pero me recuerda a tí. Que vivan las canciones!!!!!

      Eliminar