jueves, 2 de mayo de 2013

No hay nada mejor que ser sincera



          

     Compartir piso con 29 años, no es igual que hacerlo con 19....

     A los 19 años, nos da un poco igual que los platos en el fregadero se amontonen hasta el día siguiente, a los 19, lo que queremos es la casa repleta de gente y no tenemos ya tantas manías para que las cosas de los demás nos molesten.

    A los 19, quizás yo no le hubiera soltado al novio de mi compañera que a él no le importaba si me había echado novio ya y cuando me dijo que era curioso, igual no le hubiera dicho que así se iba a quedar.

    A los 19, seguro, que la semana que a continuación relato, no me hubiera crispado tanto los nervios; pero tengo 29 y a los 29, si me pasan estas cosas, yo reacciono de esta forma:


   Miércoles: ¡¡¡Sorpresa!!! visita a las 23:00 de la noche (El novio de mi compañera y una amiga de él, vienen a casa a cenar), no pasa nada, yo ya he cenado, ya tengo mi pijama puesto y mientras yo estoy tendida a lo largo de mi sofá ocupando todo él en su extensión, mi primo está sentado en el otro, sino ocupando toda, al menos si, parte de ella. Deciden, para no molestar, irse a cenar a su habitación. (Punto y Set para Teresa)

    Jueves: Llego a casa y otra vez visita  de estos dos, que como no tienen que trabajar, lo de andar en casas ajenas a deshoras, les viene dando un poco igual. Cena del chino en el salón y a jugar a sus juegos de Rol (Punto y set para ellos) Yo ya me voy calentando y me encierro en mi cuarto a manifestar mi disconformidad con la situación poniendo a todo volumen a Muse en el Spotify.

    Viernes y... ¡¡¡¡¡Oh... Sorpresa!!!!!   Abro la puerta de casa, de pronto una cabeza aparece flotando por la puerta de la cocina, y emite una frase que dice:

              - ¡¡¡UY!!! Te acabas de encontrar a alguien que no conoces en tu cocina.- Yo, con mi poca diplomacia y un pensamiento cruzando mi cabeza y que venía a decir algo así como:

              - Pedazo de gilipollas, si no estás en tu casa, si la única persona que conoces en esta casa, ya está contigo en la cocina ¿Por qué narices sacas la cabeza por la puerta y me hablas como si fueras una niña histérica? ¿¿Acaso esperabas que alguien conocido entrara por la puerta??  ¿¿No verdad?? Pues yo no tengo educación, pero tú no tienes sentido común, cállate, no me hables y si eso déjame en paz, por favor.

     Lo dicho, harta de aguantar a hijos, amigos, novios y vecinos de mi nueva compañera, no me molesté ni en sonreír, y solté un:

              - Ya veo ya.- A la par que anunciaba que estaba borracha, que me iba a dormir y que tenía que madrugar al día siguiente. (Indirecta más que directa para insinuar que: Si hacéis ruido, salgo y con las espadas estas que tenéis de vuestros juegos de rol, os rebano la cabeza... Graciaaaas, que disfrutéis de vuestra partida!!!!)  Aún así, una hora después tuve que salir a pedir por favor que bajaran la música (Punto y set para ellos, otra vez, y yo con mi vena que empezaba a hincharse por momentos)

      Sábado: Sorprendentemente, día libre, la casa vacía (al menos de seres que no colaboran en el pago del alquiler) Hablo con mi compañera:  

              - Lo de la limpieza, hay que organizarlo un poco mejor. (Quiero decir,  que limpies, vamos) (Punto y set para mí, ya que por el momento, seis días después, ya he conseguido que los platos sucios de la pila desaparezcan prácticamente tras ser usados.

      Domingo: (Nueva sorpresa) Vamos a recoger a David que viene a pasar unos días a Madrid.-

          ¿¿Cómoooooooo?? Y sin avisarme antes????  (Punto y set para ellos) digievolucionando de persona borde a "pikachu-no-me-toques-que-electrocuto" Vamos, por hablar en términos familiares para ellos.

      Lunes más o menos tranquilo, Mártes más o menos tranquilo; Pero sin poder andar en bragas por la casa, no es que suela hacerlo, pero y si me hubiera apetecido ¿¿Qué??
   
     Miércoles: me levanto, a las 6y30 de la mañana, me voy a trabajar, tengo un día de perros en el trabajo, un día de locos en mi cabeza y lo único que quiero es llegar a casa, comer y echarme tranquilamente en mi sofá a dormir o ver una película. 

     Entro a mi salón, que está en penumbra (ideal para mis propósitos)y de repente oigo una voz:

            - ¡¡Hola Tere!!- Y ahí está, otra vez, el novio de mi compañera, con su portátil, que se lo ha traído de casa, porque claro, ya pasa más tiempo en la mía que en la suya, mientras ella y su amigo están durmiendo la mona del día anterior, él esta ahí.

     Y ahí ya, si que no, que la vena explota, que la digievolución a pikachu tormenta de truenos ha llegado a su punto álgido de esplendor y con toda mi delicadeza le suelto al novio, y lo de delicadeza va en serio, fui educada pero contundente:


            -  Joder, estáis todo el día aquí. Madre mía, ya no se si vivo con Miriam, con Miriam y su novio, con Miriam, su novio y sus amigos- 

    Y mientras el cuerpo del chaval derretía el supositorio que le acababa de plantar, él intentaba poner alguna excusa, que a mí me interesaba más bien poco, porque le deje con la palabra en la boca mientra iba a por mi botella de agua a la cocina, dando tiempo al supositorio a derretirse completamente, provocando el efecto inmediato, que fue el de marcharse a su casa, lo más dignamente posible, haciendo una bromilla tipo:

     - Bueno, ¿Cuándo nos empadronamos aquí? -y recibiendo una bromilla por mi parte modo:

     - No me toques las narices...-

 (punto y set para Teresa, que ya iba perdiendo el partido y se que puede sonar borde, pero leches, que quiero andar en bragas por mi casa, joer!!!)

- Finalmente, hoy, Jueves: las diez de la noche, ni un ruido, ni un alma, desde que llegue a casa a las tres. El novio, supongo que en su casa, o donde quiero, lo importante es que en la mía no está, el amigo se habrá vuelto a Castellón o donde sea, lo importante nuevamente, es que en la mía no está 
(Punto, set y partido para Teresa) 
   
    No hay nada como ser una borde sincera, Ahora, a ver cuanto nos dura.

4 comentarios:

  1. Jajaja me parto,asi se hace mari tere q no estamos para aguantar tonterias

    ResponderEliminar
  2. ciertamente la edad se va notando, cada vez somos más maniacos, pero el echarle morro no tiene edad y eso a la hora de aguantarlo tiene un límite. Las cosas claras y el chocolate espeso, mmmmm q rico está! ;) agh

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, de momento parece que esto surte efecto. Crucemos los dedos!!!!

    ResponderEliminar
  4. ays...Tere, reconozco que yo soy una maniática en potencia y necesito mi espacio y mi soledad, así que cuando tome la decisión de independizarme me negué en redondo a compartir piso con alguien, así que siempre he vivido sola y ahora que me pasa lo contrario, cuando Mito viene a verme, estoy deseando que se marche a casa para poder campar a mis anchas, para estar en el sofá espatarrada o no tener que justificar el porque no estoy haciendo nada o porque no me ha dado la gana de fregar los platos. No sé si te es posible pero quizás sea el momento de buscar tu espacio porque esta claro que pasado un tiempo los problemas de la convivencia reaparecerán.

    ResponderEliminar