sábado, 22 de junio de 2013

Historias de un viaje marbellí (primera parte)


   
       Nervios, nervios es lo que siento ahora que veo que esto es inminente, quedan dos días, dos días para agarrar la carretera camino a unas vacaciones que nos van a mostrar una parte de nosotras mismas que desconocemos.

       Estos días, la gente que sabe toda esta historia me ha preguntado cosas, me ha deseado suerte, o me ha hecho pensar que se pueden dar situaciones que no se me habían pasado por la cabeza.

   
    - ¿Qué tal, estás nerviosa?- Me preguntó ayer un compañero del trabajo.

    - ¿¿Nerviosa?? No, mmm no se, bueno, ya te contaré- Cada una de mis respuestas fue pasando de la más absoluta seguridad a grados distintos de cautela para finalmente confirmarme en mi fuero interno, que quizá si estaba nerviosa.

    Nerviosa o no, mi conducta ayer en el trabajo distaba mucho de lo que suele ser normalmente... ayer, prácticamente toda la mañana estuve en silencio, casi no abrí la boca para incordiar a mis compañeros, casi no abrí la boca para responder a las bromas e incordios a los que habitualmente contesto con alguna de las barbaridades que suelen pasar por mi cabeza.

    Así que nerviosa o no, la maleta ya está preparada, ya no hay marcha atrás y entre la ropa de playa, la de paseo y el protector solar, probablemente llevemos nervios que no sabremos como soltar.

   Durante años, esto ha sido una constante en mi vida, lo pensaba, lo olvidaba, lo buscaba, hasta que llegó un momento en el que me rendí y di por hecho que jamás se daría esta situación.

    Sin embargo, el destino es caprichoso, tan caprichoso que sin buscarlo por nuestra parte, olvidado probablemente por la otra parte interesada, de repente me explotó en la cara, y ahora unos meses después, allá vamos... rumbo a Marbella.

    Soy consciente que debo intentar no pensar en el "y si hubiera sido aquí" lo pensaré, será inevitable; pero no olvidaré que "no fue allí" sino aquí en Toledo, donde me tocó o donde nos tocó vivir y que gracias a eso, ahora soy lo que soy y soy como soy.

¿¿Nerviosa?? Probablemente, pero pase lo que pase y sea como sea lo de aquí siempre seguirá estando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario