lunes, 9 de septiembre de 2013

A los pichilines nos van los clásicos : (Del barco de Chanquete no nos moverán)



    Ahora que el verano llega a su fin,  los pichilines volvemos a retomar un clásico de esta época y si hace cuestión de una semana o dos, aquí se entonaba el grito de "GIBRALTAR ESPAÑOL"  hoy en Villaminaya se anda amenizando la jornada con lo que hemos dicho anteriormente es un clásico del mes de Septiembre...

                                   http://www.youtube.com/watch?v=7vYvw12ml58

    Los colegios empiezan a abrir sus puertas, los forasteros vuelven a su ciudad de origen, y a lo lejos oímos un televisor con esa melodía que indica que los días de sol y calor llegan  a su fin y hay que empezar a preparar los estuches con los colores y los libros de texto para el nuevo curso escolar.

    Los amores de verano, ahí se quedarán, quizás para el siguiente verano o quizás ya solamente para el recuerdo, las plazas estarán más vacías, y la piscina ya cerró sus puertas hasta el próximo año.

    Y si en aquél pueblo de Málaga, llamado Nerja, unos cuantos chavales, el capitán de un barco y lo que bien parece una catequista con guitarra (Si no era catequista, perdón por el error, pero no recuerdo exactamente la serie de verano azul ) consiguieron que  un barco quedase perenne en aquella localidad, aquí en Villaminaya, amantes, como ya he dicho, de los clásicos, no vamos a ser menos. y también tenemos algo que permanecerá a pesar del final de verano y la presión social.

    Nosotros no tenemos barco, que sí, que la firme intención de este señor es la de conseguir que Villaminaya tenga mar, pero aún no lo ha conseguido y por lo tanto no tenemos barcos aún para poder pescar.

    Pero tenemos un muro y a su firme defensor.

    Hele ahí, que no tiene guitarra, mírenle ahí también, que tampoco tiene niños ni catequista al lado que lo apoyen para cantar contra las autoridades pichilinas que pretenden derribar esa pared.

   Dicen que tiene una escopeta (que no se si será verdad o simples habladurías) dicen que duerme al lado de su muro y que amenaza a aquel que tenga intención de derribar un solo ladrillo de tan insigne lugar.
   Dicen que ni la Guardia Civil consigue que se apee del burro, y es que, debe ser difícil apear a un burro de otro burro.

   Que no consiguen bajarle del muro, ni le amedranta la pala que tiene enfrente, ni la ley, ni que se haya echado en contra a prácticamente la mayoría del pueblo.

  A estas alturas no sabemos hasta cuando tendremos muro pichilín y cada vez que miramos al cielo vemos como las nubes nos informan que su intención algún día de estos es la de estallar.

    No sabemos si las fiestas de este año serán al estilo de Vacaciones en el mar (Por seguir con los clásicos) no sabemos na´de na´.

    Lo que si sabemos es que hoy en Villaminaya, por todas las ventanas resuena la misma melodía que nos susurra a cada uno de nosotros que la persistencia es un logro y que a este paso vamos a tener muro hasta el año que viene.

   Y sí, mientras tanto, a lo lejos, oiremos nuestra canción...

         ... Del barco de Chanquete, no nos moverán... del muro de Chanquete no nos moverán, lalalala...

¡¡¡Oops!!! ¿¿dije muro??  Perdón, quería decir barco, no se en que estaría pensando...



                         http://www.youtube.com/watch?v=ekdmeSkQZM0


         Como siempre, Gracias a las imagenes del archivo de Villaminaya que circulan por Whatsapp



No hay comentarios:

Publicar un comentario