jueves, 19 de septiembre de 2013

Yo quiero ser americana




     Llevo un par de días con una idea rondando en mi cabeza, una idea que quería escribir en el blog, quería escribirla hoy; sin embargo no se si finalmente podré hacerlo  y es que para hacerlo... ¡¡Sólo tengo 20 minutos!!

    No es mi intención la de ir a contrarreloj, ni batir el record de escribir una entrada de blog en el menor tiempo posible, mi intención es la de terminar pronto de escribir puesto que me quiero ir a dormir a una hora determinada, sino mañana cuando suene el despertador me acordaré mil veces del ordenador, de mis manos golpeando las teclas y de las letritas apareciendo una tras otra en la pantalla de mi portátil.

    Si finalmente termino esto en 20 minutos (Ya sólo me quedan quince) probablemente publique la entrada con errores, comas mal colocadas, puntos y aparte que en realidad son puntos finales y frases que se quedarán en suspense pero sin sus puntos suspensivos correspondientes.

    Tener que irme a dormir en su hora correspondiente, esa es mi intención al empezar esta entrada y ese era el tema de esta misma entrada y es que de verdad, yo quiero ser americana.

    El americano o la americana, es aquella persona que sea Lunes, Jueves o Sábado siempre está en un bar. Viva en el centro de la ciudad o a las afueras de ella, siempre está en un bar. Trabaje al día siguiente temprano o trabaje tarde, el americano... ¡¡¡Siempre está en un bar!!!
     Pero yo, española de nacimiento, hoy me voy al teatro, a las 20:00, temprano, salgo del teatro y voy a cenar, terminamos pronto, quizás antes de lo debido porque el camarero, no nos deja ni rebañar la salsa del plato porque a la mínima que ve un plato medio vacío nos lo retira de la mesa, al final entre pitos y flautas, a las doce de la noche ya tengo el pijama puesto, estoy dentro de la cama y he empezado a escribir esto (me quedan tres minutos, no creo que termine)

    A lo que me refiero es que he crecido viendo series americanas y sus protagonistas siempre, siempre, tenían tiempo para una copita en el bar, "Ally Macbeal", abogada pero tenía tiempo para todo la chica, compartía piso con su amiga, después del trabajo siempre tocaba echarse una charleta en el bar ese donde tocaban el piano, en alguna ocasión tuvo tiempo para tirarse a un tío bueno en un lugar de  lavado de coches y aún tenía tiempo para ver un bebe bailongo por todas las habitaciones de su casa.

    Aquí ya me planteo, que además de trabajar, beber, confraternizar con los compañeros y follar donde le pillara, también debía de tomar drogas, cosa que ya no me resulta tan interesante. (Se acabó el tiempo, son y 20 y no he terminado)

    En "Anatomía de Grey" los protagonistas son médicos y; joder, no he seguido mucho esa serie; pero que leches, el día que no estaban borrachos, estaban follando y los menos, se reunían todos a comer palomitas para ver alguna película de estas lacrimógenas... Y son médicos señores, pero nada, son médicos americanos y les da igual madrugar, ellos operan aunque su tasa de alcoholemia supere tres veces la permitida para conducir  ¿¿Por qué?? Pues fácil, porque son americanos!!!!!

    Una serie que veo bastante y me gusta mucho es la de "New Girl".
    Me encanta, definitivamente yo quiero ser como ella, vive con tres tíos, vale, quizás se encuentre calzoncillos sucios en el baño del suelo, pero la entienden y son sus superamigos...

     Yo una vez viví con tres tíos y os puedo asegurar, que lo más limpio que llegué a encontrarme en el suelo, precisamente fueron los calzoncillos sucios...
Cada vez que recuerdo que llegué a meterme en la ducha con chanclas porque me daba asco ducharme ahí, me pregunto porque no tuve yo la suerte de coincidir con tres como los de la serie, amigos, limpios, (más o menos) y lo mejor de todo  ¡¡Dispuestos a salir a tomar algo a un bar aunque fuera lunes!!... Después caigo en la cuenta, que mis compañeros, no eran americanos.

    Así que nada, en mi afán de vivir la vida nocturna al estilo americano, he tenido épocas en que he salido bastante, aunque al día siguiente trabajase, aunque fuera lunes, aunque viva un poquito alejada del centro, aunque me sintiera un pingo cada vez que llegaba a casa de madrugada y mis compañeras  o compañero (lease también, mi primo Rubén) estuvieran ya durmiendo.

He intentando tener vida de protagonista de serie americana:

     - Ey, mirame, ¡¡Cómo molo!! Soy adulta, tengo trabajo, vivo medianamente desahogada y me puedo permitir salir todos los días a dar una vuelta- Antes era estudiante, no podía permitirme salir todos los días a dar una vuelta, pero ironías de la vida, cuando tienes tiempo no tienes dinero y cuando tienes dinero, no tienes tiempo...

    A veces, en mi obsesivo afán de vivir a lo trabajadora estadounidense, he incordiado a mis amigas diciéndoles lo poquito que nos parecemos a tremendos ídolos americanos. No suele colar...

    Ayer, hubo uno de esos intentos y la noche acabó en desfase total:  sándwiches de nocilla y gusanitos rojos, trina de naranja, no fuera ser que algo con gas me sentara mal, nos echamos un parchis, (mucho más interesante que juego tipo "Yo nunca he" ).

   Y como colofón final, nada de morenazo con ojos verdes en la misma cama que tú, que va...
Si me giraba a la derecha allí teníamos a mi amiga, muy guapa ella, pero oye, que no es lo mismo, y allí con ella hasta las dos de la mañana hablando de temas tan existenciales tipo:

    - Ay Dios, estoy a un mes de cumplir los 30 y aún no quiero tener hijos...

    Y todo esto porque amigos??? Pues simple y llanamente por una regla de tres y es que  nosotros no somos americanos y la filosofía con su lógica lo dice:

         Americano es a plan interesante y divertido un Lunes por la noche, como Español es a Los Serrano o en su defecto Farmacia de Guardia un Martes por la noche...

    La 1:05, se pasó mi hora... Buenas noches que es tarde y yo solamente soy española.

1 comentario:

  1. seguro que a muchos americanos les gustaría ser españolitos y disfrutar de nuestras cosas!! un día tendrías que escribir sobre ello.... buenos días!!! agh

    ResponderEliminar