martes, 5 de noviembre de 2013

Lluvia de Recuerdos...

    Miro por la ventana del coche y el cielo cada vez está más gris...
    Hace quince minutos estaba esperando en la calle mientras el frío hacía que encogiera los músculos de mi espalda como si de ese modo todos los huecos que pudiera tener mi cuerpo se cerrasen y no dejaran entrar al frío.
    Parecía que iba a llover... no me gusta la lluvia en otoño, tampoco me gusta la que cae en invierno y no suele gustarme la de la primavera ni el verano.
    Sin embargo hay ocasiones en que me encanta caminar mientras me mojo, quizás no sea tanto la lluvia lo que me gusta sino ese color gris que traen las nubes cuando traen la panza cargada de ella.
    Parecía qlue iba a llover, la plaza que había enfrente del colegio estaba llena de niños que acababan de salir de las actividades extraescolares, aún era pronto; pero ya parecía de noche.
    Hacía frío, parecía que iba a llover, el cielo estaba gris y de fondo mientras los niños jugaban, un churrero inventaba aroma a aceite frito que entraba por mi nariz haciéndome recordar cosas...
    Recuerdos del pueblo en fiestas, cuando hace años las ferias eran frías y apurábamos la última noche comiendo churros con chocolate para al final acabar tirados en el colchón de cualquier chiringo, riendo e intentando no dormirnos, porque dormirse significaba que las fiestas finalmente habían acabado hasta el año siguiente y quizás al siguiente no fueran tan buenas como el presente.
    
    Recuerdos de parque con arena al salir del colegio, recuerdos de historias que leía de pequeña, donde los protagonistas eran niños que también salían del colegio y a los que les daban un bollo con azúcar y un vaso de leche para merendar, mientras yo me quejaba porque mi bocadillo de mortadela me parecía mucho menos interesante que el bollo de azúcar
    
    Recuerdos de lluvia debajo de tu paraguas, abrazada a ti para que el agua no nos mojara a ninguno de los dos mientras buscabamos un sitio para beber después de cenar... paraguas que dejaste un día olvidado en mi casa y allí se quedó...

    Recuerdo del "barrio alto" en Semana Santa, lleno de chicos y chicas mientras llovía y yo cantaba un "que llueva que llueva la Virgen de la Cueva"...

    Constancia de lo que fui, un cielo gris que lloraba, un cielo gris que estallaba en truenos y rayos, un cielo que muestra que después de la tempestad siempre llega la calma...

    Miro por la ventana del coche y cada vez está más claro que va a llover y recuerdo...

    Tardes de lluvia en las que jugaba con mi nenuco mientras la alfombra del salón arropaba las plantas de mis pies y en ocasiones también arropaba mi tripa si me daba por jugar a las cocinitas a ras del suelo...

    Tardes de lluvia con los pies empapadísimos al salir de una actividad del cole donde nos habían puesto una película de un tal "San Francisco de Asís"
     
    Miro por la ventana del coche, mi hermana enciende los limpiaparabrisas... finalmente llueve, otro recuerdo que revivir cuando vuelva a parecer que va a llover...

    Pasará el tiempo, lloverá y entonces recordaré aquellos viajes en coche camino a ver la familia, camino al pueblo y a sus recuerdos, camino a sus parques, camino a sus churros, camino a sus ferias y camino a sus juegos...

     Parece que va a llover...

No hay comentarios:

Publicar un comentario